Las cantiñas, cantes flamencos característicos de Cádiz

 In Flamenco
0

En nuestro recorrido por los diferentes estilos flamencos, en este artículo vamos a ahondar en las cantiñas. ¿A qué hacemos referencia cuando hablamos de este estilo? Se trata de una serie de cantes característicos de la ciudad de Cádiz, Jerez de la Frontera y los Puertos (aglutina a varios municipios gaditanos). Concretamente, engloba las alegrías, el mirabrás, los caracoles, las romeras, las rosas y muchas cantiñas, que se conocen por el nombre de su autor (Romero el Tito, Pinini o Tío José El Aguila) o por alusión a sus letras (El Torrijos o La contrabandista).

Excepcionalmente, también han surgido cantiñas en otras localidades fuera de la provincia gaditana, como Lebrija (Sevilla) o Córdoba. Es un estilo flamenco con un repertorio muy rico, tanto en música como en letra. Un género puramente festero. De hecho, en Cádiz se utiliza el término cantiñear con el significado de jugar e improvisar, reflejando el puro carácter alegre que tienen estos cantes y, como no, también los gaditanos. Aunque en la terminología flamenca, cantiñear hace referencia a cantar flamenco a media voz, en voz baja, como cantando para uno mismo.

Origen de las cantiñas

Está aceptado que las cantiñas, propiamente dichas, tienen en su mayoría su origen en las comarcas de la bahía gaditana (El Puerto de Santa María, Puerto Real, Rota y San Fernando, y sobre todo Sanlúcar de Barrameda, cuna de fundamentales creadores de cantiñas), mientras las alegrías se crean y cultivan preferentemente en Cádiz capital.

Las primeras referencias revelan el vínculo de Cádiz capital con el repertorio de alegrías. Sin embargo, no se puede delimitar con exactitud el lugar concreto en el que surgieron las alegrías, dada la naturaleza del flamenco. Es una expresión artística, que ha evolucionado gracias a la aportación y creatividad de muchos artistas anónimos o reconocidos,  un arte que no conoce fronteras.

En el caso de las cantiñas, es un ejemplo de ello. La mayor propagadora de muchos de estos cantes, durante las primeras décadas del siglo XX, no era gaditana, sino de Sevilla. Se trata de Pastora Pavón ‘Niña de los Peines’, genial recreadora de aires gaditanos y figura máxima de una época dorada del cante flamenco, así como el jerezano Antonio Chacón, quien confirmó estilos de cantiñas tan destacados como el mirabrás y los caracoles.

cantiñas un grupo de cantes festeros Características de las cantiñas

Las cantiñas son el cante festero más significativo del siglo XIX, papel que con el tiempo perdió en favor de la bulería. Su evolución está ligada al apogeo de los cafés cantantes, antiguos tablaos flamencos, que ayudaron a la popularización de este género del folklore andaluz.

Su antecedente más inmediato sería el de las coplas de jaleo, que ya durante el siglo XIX gozaron de una gran fama. También guarda un estrecho vínculo con la soleá, pues comparte algunos elementos rítmicos, especialmente con los géneros derivados de esta. Por otra parte, las alegrías hacen de palo regulador del resto de cantes de la cantiña, cuyo estilo marca los elementos rítmicos de este género.

Un elemento común que tienen todas las cantiñas, es la tonalidad mayor con la que se interpretan. La melodía, que es muy variada, es una característica que diferencia a este estilo de otros. Su compás es de doce tiempos, heredado de zarabandas, jácaras y jaleos que terminó cristalizando en soleares. Tiene estrofas de tres o cuatro versos, de ritmo versátil y ligero. Son coplas generalmente cortas y supuestamente emparentadas con la antigua jota de Cádiz.

Entre la soleá y la cantiña existen muchas coincidencias. En realidad el valor artístico entre uno y otro estilo es idéntico, pero difieren en cuanto a la tonalidad y que las cantiñas forman parte del grupo de cantes alegres, mientras las soleares ponen su acento en el sentimiento más jondo.

Aquí un ejemplo de la letra de unas cantiñas:

Tus cabellos y los míos
se han enredao,
como las zarzamoras
por los vallaos


La Simoncita
tiene un sifón
la Simonsita
ya se casó

El baile por cantiñas

A mediados del siglo XIX no era un palo muy reconocido entre los bailaores, no formaba parte de lo jondo, pero terminaron adaptándolo dentro del género flamenco. En cuanto a la estructura del baile, aunque permite la improvisación y espontaneidad de los artistas, las cantiñas incluyen ciertos códigos flamencos que son característicos de las mismas, tales como el silencio, la castellana, la escobilla, el remate y el desplante. 

En el baile, destacamos a grandes bailaoras como “La Mejorana” y “La Macarrona”, quienes han recabados grandes éxitos a lo largo de su trayectoria profesional con este palo festero.

Geográficamente, las cantiñas más numerosas y las mejor definidas musicalmente son las de Cádiz, aunque también existen otros estilos, como el de El Pinini, asentados en las localidades sevillanas de Utrera y Lebrija. En definitiva, las cantiñas son un estilo flamenco lleno de gracia y ritmo, que tuvo un importante papel en el arte flamenco del siglo XIX.

Si quieres disfrutar de uno de los estilos que forman parte de este grupo de cantes, no te pierdas ‘Duende Flamenco’, uno de nuestros shows de flamenco online que rinde homenaje a las alegrías.

 

Artículos recomendados

Escribe tu comentario

0

Start typing and press Enter to search

cante jondo o cante primitivo andaluz

Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar