Moda flamenca

Moda flamenca, modo de vivir

Un sentimiento, una pasión, una vida. La moda flamenca está llena de color y alegría, y tiene múltiples originales prendas. Desde las faldas con volantes, los mantones de manila, hasta el ya conocido traje de flamenca. ¡Emocionantes!

Ya os adelantamos anteriormente que el traje de flamenca es aquel vestido que utilizan las bailaoras de flamenco durante sus representaciones, además del que se lleva con carácter popular en las festividades y ferias relacionadas con Andalucía. Pero la historia de la moda flamenca es algo más, acarrea todo un ritual, un modo de sentir y de vivir. ¿Listos para deleitaros?

La moda flamenca como un modo de vivir

Empecemos por la falda de volantes. Su forma más habitual es una prenda entallada a la cintura y larga hasta el tobillo; con varios volantes o faralaes. Misma fisionomía comparte el traje de flamenca, ajustado también en el tronco y con volantes en las mangas.

Para sus estampados se suele apostar por alegres colores. ¿Y el más típico? Los lunares. Normalmente se complementa con algún tipo de mantón, con esta prenda tenemos que resaltar el elegante emblemático el Mantón de Manila.

En los complementos, las flamencas suelen llevar pelo recogido en un moño, flores en el pelo, pendientes llamativos y zapatos de tacón ancho.

Origen

Este emblema de la cultura popular andaluza se remonta a las ferias de ganado en las que los tratantes acudían acompañados de sus mujeres, la mayoría de ellas de etnia gitana. Por entonces la prenda femenina era una modesta bata de percal adornada con volantes.

El traje popular

Los complementos llegaron un algo más tarde: pasacintas, cordoncillos, encajes de bolillos, tiras bordadas… fueron posibles en la prenda cuando las clases adineradas adaptaron el vestido.

A partir de la Feria de Abril, celebrada en el año de 1929, el traje se consagró como la vestimenta oficial para acudir la festividad, tradición que ha perdurado hasta la actualidad, combinándose con las faldas de volantes conjuntadas con diferentes cuerpos.

Cuerpo y largo

El cuerpo del traje siempre es ceñido. Luego, según las modas y tendencias, el corte que los abre cambia. En los años 70 partía desde la cintura, llegados los 90 marcaba la cadera, y en los últimos años han surgido las opciones más atrevidas. Ahora es normal ver un traje quedar a media pierna e incluso, para las más innovadoras y sufridas, justo por encima de la rodilla.

El largo también ha sido cuestión de tendencia. Durante los años sesenta y setenta tendían hasta la media pierna o la rodilla. Con figuras como la artista Marisol surgieron los trajes cortos, los talles altos y los pasacintas de colores. Actualmente podemos observar largos de todos los tipos según gustos, pero la norma gira entorno a los largos o tobilleros.

Los adornos

Mantoncillos al estilo tradicional o cruzado, de color sobrio o estampado. Flor grande, pequeña, monocolor o arcoíris. A un lado o al centro. Pendiente de aro, o de alta bisutería. Complementos o sencillez. Todas estas variantes van cambiando de un año para otro y hacen de los espectáculos de flamenco y de las ferias andaluzas una auténtica pasarela.

Si quieres descubrir el arte que desprenden estas prendas, y el carácter que impregna a las mujeres que las portan, ven al Palacio Andaluz y déjate sorprender por un espectáculo de cante y baile lleno de matices. ¡Reserva ya!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *